Tag Archives: programas

La mudita & Windows 8.1

laMuditaHace un tiempo que tengo una máquina nueva dando vueltas pero que por una cosa u otra no me decidía a pasarla a “producción”.

La máquina en si es una Acer Aspire M5-481T, pero le puse LaMudita porque el sistema de sonido no le funciona (recientemente descubrí que sí le funciona el sonido por HDMI, así que tan mal no está la cosa). Viene con un I3 y 4Gb de RAM, los cuales en poco tiempo se convirtieron en 6Gb que es lo máximo que admite.

El principal problema de la máquina es su sistema operativo, el cual sobrevivió a las primeras 48hrs de estar conmigo gracias a su característica uEFI. Básicamente me complicó tanto bootearla desde otro sistema operativo que no fuera Windows, que me dió tiempo a encontrarle utilidad a tenerlo instalado (punto para la gente de marketing de MS).

Dado que estoy teniendo problemas con los programas desktop viejos en Windows 8.1 (siempre hay algo que no les funciona), el tener una máquina para desarrollar con esto me gustó bastante. Para el día a día, podría tener Ubuntu en una máquina virtual y tendría lo mejor de los dos mundos en un equipo extremadamente portatil (mi otra maquina tiene 17″).

Pero a mi falta de práctica en el mundo Windows, se sumó una intefaz de usuario totalmente cambiada (algo parecido a lo que pasó con Ubuntu y Unity). Bastante perdido, los primeros días me la pasé aprendiendo atajos de teclado y personalizando la intefaz (el nuevo menú de programas es al día de hoy que sigue sin gustarme).

El problema empezó cuando intenté montar una infraestructura de desarrollo usando vagrant+fabric+virtualbox2. La instalación en Windows da para un post aparte, que en algún momento publicaré. Mi primer intento fue el de instalar todo esto en una máquina virtual con ubuntu a fin de mantenerme trabajando igual que antes del cambio de máquina, pero francamente no pude hacer funcionar la conexión ssh con el servidor creado por vagrant. Tras navegar un poco, parece que es un error común con los usuarios Windows, así que pasé al plan B. Instalar todo en Windows.

La instalación en Windows tuvo sus bemoles, pero finalmente quedó andando. Los servidores se instalaron y parecieron funcionar… hasta que llegué al servidor que tiene Nginxs. Hasta este momento no encontré la forma de evitar un error de archivo inexistente que me aparece cada vez que quiero levantar el servicio. La instalación es correcta y la VM funciona perfectamente en MAC y Linux, pero sobre Windows hay problema. Tras ver en Google que el problema es bastante común con Windows, voy a tener que ver cómo solucionarlo de alguna manera poco ortodoxa (o montando ese servidor en otra máquina o pasando todo el desarrollo a otro equipo).

En resumen, llevo aproximadamente quince días siendo usuario de Windows, y sigo sumando. La experiencia me demostró que para el usuario promedio Windows 8.1 no es tan malo como lo pintan, pero que para el desarrollador  “promedio” es excesivamente controlador (ni a la BIOS se puede acceder sin pasar por el SO), generando problemas sin sentido en las aplicaciones. Si bien todavía se mantiene firme como SO base, no descarto la posibilidad de tenerlo virtualizado y volver a linux como sistema base, pero para eso falta un tiempo, ya que los dolores de cabeza que me está dando hoy día son los que quiero tener frescos para la actualización de los viejos programas a Windows 8.1

 

Semana #768

Como quien no quiere la cosa, otra semana llega a su fin y me toca hacer el resumen. 🙂

En la lista de desarrollos, terminé un entregable y pude hacer la primer ronda de interacción con un sistema un tanto particular de inscripción de alumnos. Normalmente prefiero refinar bastante antes de un entregable tan funcional, mitad para evitar conflictos con los usuarios (beta, prototipo y “programa que no hace todo lo que necesito” muchas veces son sinónimos con algunos clientes), mitad para evitar trabajar de más (por más herramientas RAD que use, los presupuestos estan muy acotados en tiempo y costo como para poder dedicar tiempo a desarrollo+reunión+repensar desarrollo). En este caso, tengo hasta principio del año próximo para probar la metodología sin poner en peligro la fecha de entrega. El resultado de esta primer semana es ambiguo. No se si no llamó la atención por lo espartano del desarrollo (mucha funcionalidad con una interfaz básica) o si es que todavía no se sienten tan partícipes del proyecto como para tomarle un poco de afecto, ya que volví con una planilla de correcciones, sugerencias y exigencias que parecía el relevamiento inicial. Como ya dije, veremos cómo evoluciona esto (tanto de mi parte como desde el punto de vista del cliente).

También me hice un rato para registrar el .com de la (espero) próxima aventura en la web. Un proyecto que por ahora va a salir 100% en PHP aunque no descarto un poco de RoR en el futuro si le tomo cariño hacia fin de año (voy ver si le encuentro “esa belleza” de la que tanto se habla). A medida que el proyecto vaya tomando forma voy a poder ir dando detalles.

Entre las cosas no tan públicas, para un proyecto compatible con Delphi, tuve que cambiar para el manejo de las conexiones a internet a las famosas Indy por otra librería que francamente desconocía llamada Synapse. Con las Indy tuve bastantes problemas y francamente la documentación no ayuda. Con Synapse aparte de una muy buena y completa documentación, me encontré con clases (y funciones 🙂 ) claras y que hasta ahora funcionaron sin muchos problemas al hacer las pruebas.

Para terminar, del cajón de los programas que me asombran que funcionasen, resurgió uno que hice hace un par de años para acreditación a un congreso. Lo que me asombró del funcionamiento es que el programa aparte de imprimir la etiqueta, imprimía un certificado de asistencia y uno por cada poster o trabajo presentado. El problema es que en su momento la oficina que inscribió los trabajos/posters no fue la misma que cobró las inscripciones y a nadie se le ocurrió cargar los documentos, por lo que 24hrs antes del congreso, tenía dos padrones con gente duplicada que no se podía vincular. Por suerte los datos se cargaron, el programa se modificó para que trajera todos los datos y hubo final feliz. El problema es que salió tan bien que ahora quieren volver a usar el programa para otro congreso. 😀 Así que toca revisar las “modificaciones hechas en el fragor de la lucha” (me prometieron que esta vez se está cargando todo como corresponde). Esto en cuanto revise que no es un engendro peor de lo que pienso y ya lo encaro para que funcione bien este año, lo subo a GitHub.

A nivel personal, terminé de leer El juego de Ender, y la verdad me encantó. Por suerte ya tengo el segundo libro de la tetralogía “La voz de los muertos” así que en breve toca leerlo (ahora estoy leyendo “El legado de Tesla”, y le cuesta arrancar).