1Q84 Tomo III – Haruki Murakami

t3-1q84

Tercer tomo de este libro que todavía no termino de entender si es una novela de género fantástico o si simplemente no termino de entender a Murakami y por eso creo que es retorcido nomás.

En este tercer tomo, los capítulos se intercalan secuencialmente entre tres personajes:

  • El detective Ushikawa que aparece en este libro y debe buscar al asesino del lider de la agrupación religiosa Vanguardia.
  • Aomame se esconde de los asesinos de Vanguardia y lucha por volver a ver a Tengo mientras vive en el mundo de las dos lunas.
  • Tengo, que vive su vida de profesor, hijo y escritor pero quien desea volver a ver a Aomame tras haberla soñado en una Crisálida del aire.

Parte de mi enojo con don Murakami es que este tercer libro cierra la trilogía 1Q84 y si bien todos los personajes tienen un “cierre”, deja el final lo suficientemente abierto como para querer comprar “el tomo 4” si es que algún día llega a publicarse (o escribirse).

Lo único que si extrañe en este tomo es a la Little People, auténticos personajes fantásticos que en este tomo aparecen solamente para honrar a un difunto y que en los tomos anteriores parecían que serían los grandes protagonistas de la historia.

Resumiendo, si este hubiese sido el tercer libro de una colección de x libros (con x >= 4), calculo que podría hablar mejor; pero me pareció la versión japonesa del estilo de Saramago. Es decir, cuenta un momento puntual de una historia, compartimos el sentir de los personajes en ese momento y al finalizar el libro los personajes siguen su vida y nos quedamos con ganas de saber más. En este caso el problema fue que esto en lugar de hacerlo con un solo libro (a lo Saramago) Murakami se tomó un graaan libro (tres tomos) para hacerlo.

3 thoughts on “1Q84 Tomo III – Haruki Murakami

  1. Ódio los Blog's

    Creo que hay que volver a las fuentes… y capáz te salgan, a su vez, mejor los fuentes 😛
    Entre Dumas y Twain suman mas de dos siglos sin defraudar a nadie y estoy seguro que no leiste todo lo que hicieron.

    Reply
    1. magoo Post author

      Dumas y Twain fueron quizás dos excelentes compañeros de juerga, y se cuidaron de no ser autobiográficos (lo cual me encanta), pero eso de volver a las fuentes no termina de cerrarme (será por mis problemas con los fuentes).

      Igual pegarle a los pilares populares es quedarse en una zona de confort demasiado chica (y en mi caso, me termino aburriendo si leo demasiado un mismo estilo). A pesar de alguno que otro chasco, descubrir nuevos autores está buenísimo (y con mi nivel de ignorancia, más todavía porque mi umbral de “nuevo” es inmenso 🙂 )

      Reply
      1. Ódio los Blog's

        “Igual pegarle a los pilares populares es quedarse en una zona de confort demasiado chica”

        Mucho coaching de autoayuda vos… eh? Larga a Cohelo que te háce mal.

        Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *