Category Archives: Divagues

Fin de las vacaciones

fin ruta 3

Final de la Ruta 3

Después de mucho tiempo, este año lo arranqué tomándome vacaciones. Sin llevar computadora ni nada más complicado que el celular (el cual se rompió, así que podrían decirse que fueron 100% desconectadas 🙂 ). Con Daniela agarramos la moto, cargamos la carpa y nos fuimos hasta el final mismo de la ruta 3 (6 días completos de viaje para llegar hasta ahí).

Hasta ahora pensaba que haciendo lo que a uno le gusta no necesita vacaciones, pero la verdad es que volví con muchas más ganas de trabajar, en estos primeros días “laborales” (todavía no hace una semana que volvimos, y por ahora la gente quiere saber más detalles del viaje que de sus proyectos), el rendimiento se ha potenciado muchísimo, las ideas parecen estar más claras y todo es más simple. Evidentemente era necesaria la desconexión.

Ahora a seguir con los proyectos iniciados el año pasado (y uno que está pidiendo pista para arrancar), a sacar los productos que ya están en gatera y a preparar el próximo viaje.

Nirvana

nirvana

Aprovechando la tarde lluviosa de domingo, me puse a ver Nirvana, una película italiana de 1997. 🙂

El protagonista es Jimi (Christopher Lambert), un programador de videojuegos que está devastado por la ausencia de su esposa, lo que ha hecho que su mundo gire en torno de las drogas, el videojuego que tiene que entregar y su depresión.
El problema comienza cuando el videojuego (llamado Nirvana, de ahí el título de la película) es infectado con un virus que le otorga consciencia al protagonista (de nombre Solo y encarnado por Diego Abatantuono  ) del juego y este se da cuenta el tipo de mundo en el cual vive (y las distintas formas en que constantemente está muriendo). Le pide al atormentado Jimi que lo borre y evite el lanzamiento del juego. El único problema es que una copia del juego se encuentra en los servidores de la compañía, así que debe salir a conseguir un par de hackers (Joystick y Naima ) que le ayuden a liberar a Solo y a tratar de encontrar un poco de paz.

La ambientación es ciberpunk, predominando los detalles asiáticos, el exceso de población, la pobreza generalizada y un profundo repudio a las multinacionales. 😉

No creo que sea una película “de culto”, pero si es una muy buena película para ver un día de lluvia como hoy. 🙂

Así que querés ser programador?

Estoy leyendo el libro de Jeff ArtWood “Effective Programming: More than writing code” y ya las diez primeras hojas me encantaron. Tal como generalmente hace con sus entradas en el blog coding horror

Bajo el título “Así que quieres ser programador” cuenta la historia de un contador de 45 años le manda un mail porque planea dejar su carrera tan pronto como pueda para poder dar los primeros pasos en “la búsqueda de sí mismo”. Con esta presentación, el contador cuenta sobre el evento que lo marcó en su carrera. Trabajaba para la megaconsultora Arthur Andersen y por su trabajo (en los arbores de la era P)C) empezó a tener que manejar computadoras, impresoras y software (principalmente planillas de cálculo). Con este conocimiento, lo mandaron a “analizar” un multimillonario contrato por el sistema de salud que involucraba a siete hospitales.

Con sus conocimientos de Excel empezó a volcar todo en planillas de cálculo, pero pronto se vio desbordado y tuvo que empezar a aprender Access para intentar de manejar el volumen de información que debía cruzar.Si bien dice “No escribí código en el sentido estricto de la palabra”, también reconoce el haberse sentido muy feliz al estar haciendo con Access cosas que profesionales técnicos le dijeron que no se podían hacery que el haber pasado catorce horas anidando comandos para lograr que todo el monstruo informático funcionase fue la mayor satisfacción a nivel profesional. No solo por el logro, sino que todo el proceso de tratar, fallar, tratar, buscar el error y continuar fue lo que terminó enamorándolo.

Jeff lo reconoce como alguien que encontró un problema interesante, intentó encontrar una solución lo cual lo llevó a aprender a programar..y le encantó. Esto es basicamente cómo funciona la programación. Jeff aprendió a programar cuando quiso cambiar las reglas del videojuego que estaba jugando. Mi caso particular no fue muy distinto a Jeff, fue para (en eras pre diskette) escribir y modificar los juegos que venían en las revistas y libros de programación. 🙂

Desafortunadamente, cierra el capítulo Jeff, llamarse a uno mismo programador puede ser un limitante en la carrera profesional. Sobre todo ahora que el nivel de especialización en las areas “de arquitectura y manejo de equipos” brindan un abanico importante de títulos más glamorosos (y generalmente mejor pagos) que el de programador.

Pero no estamos hablando ni de glamour ni de dinero. Solo de enamorarse (que viene de la mano de la pasión). Concluye el capítulo: “Si quieres ser un programador, todo lo que tienes que hacer es seguir tu felicidad y caer enamorado del código. Cualquier programador que se precie reconocerá que somos una comunidad y que existe otra persona tan locamente enamorada de la programación como él”.

Como ya lo dije, un libro altamente recomendable. 🙂